domingo, 11 de noviembre de 2012

De la intervención al Poder Judicial

por Raúl Itkin

La injerencia nacional en la Prov. de Corrientes tiene como correlato la mediocridad de una minúscula porción de su dirigencia, enquistada por décadas en el núcleo de las decisiones fundamentales. Una casta de inmorales se mantiene en el poder garantizándose una estancia lujosa a costa de una sociedad carente de lo necesario para una vida digna, así las estadísticas lastiman las entrañas de un pueblo otrora luchador. Han hecho caer los brazos de tal forma que su reacción es lenta como si enfrentara una letanía, aunque sabe que el folklore local no le canta a la vida prefiere poco a nada.


Un lento repaso de los actores nos llama a pensar una obra escabrosa, sus serpenteantes itinerarios nos muestras escenas canallescas ubicándose en cualquier extremo en cualquier momento, ninguno de estos personajes patéticos aguanta 5 segundos mirarle fijo a los ojos al Correntino. Las quejas, son la renguera del perro, los que hoy se creen victimas, en la anterior fueron victimarios y así el drama lo trasladan constantemente al grueso de la sociedad que se debate sin información, ex profeso. Juegan callado, a contrario de la esencia de la republica, atesoran sus decisiones para exclusivos beneficios garantizándose impunidad! hoy por mi mañana por ti ¡ Nadie más que nosotros, provincianos, conocemos las vicisitudes que debemos sortear para hallar la salida al laberinto que nos proponen. Tenemos que encontrar donde hacerle el agujero al mate; Decir SI, es mas fácil ,simpático, pero necesita limites y es el déficit que debemos asumir, decir NO es difícil, comprometido, mas aun donde el que reparte tiene el monopolio y se queda con la mejor parte, pero es una muestra de coraje frente al chantaje, nos falta identificar el aroma de la libertad, que no es el olor rancio de la dadiva, ni el sabor amargo de la prebenda, es el vivir en la Ley, respetar la palabra empeñada, educar en la diversidad, hacerse carne del dolor ajeno, reclamar honestidad intelectual y moral con ejemplo, ¡ese es el oasis que hay que encontrar!

0 comentarios: