lunes, 29 de octubre de 2012

Cuídame de mis amigos

Hay quien cree que en política todo suma, pero hay sumas que restan. Brindar espacios institucionales a quienes a la postre construyen oposición es un rasgo que suele caracterizar a los conductores que priorizan el amontonamiento de consensos sin sustento ideológico y dudosa relevancia electoral.




No se trata aquí de la muy digna pretensión de ampliar la base de sustentación del histórico partido justicialista, prometeica tarea que reuniera al Frente para el Cambio con organizaciones sociales y militantes independientes otrora despreciados que aunaron un enorme esfuerzo (digno de mejor causa) en la habilitación legal de la herramienta electoral Kolina.

La cita que motiva éstas palabras radica en que en la última elección de concejales fue electa por la propuesta del Frente para la Victoria la liberal Gasparini, ahora sentada a la mesa de quienes brindan por la derrota del kirchnerismo, aunque hayan asumido su banca de consejal en virtud de una boleta electoral adjunta a la de la presidenta.

Antes, en la última elección de 2011 fuimos invisibilizados por quienes dijeron ser nuestros compañeros. El triunfo tiene un costo y es sostener a los que pueden acreditar trayectoria política y sólidas convicciones.

0 comentarios: