sábado, 11 de agosto de 2012

TOMA DE TIERRAS. MANIPULACIÓN Y PRIVILEGIOS

“Hace 15 años que no hay una política habitacional en Corrientes” disparó el intendente capitalino en una conferencia de prensa en la que intentó evadir la responsabilidad del municipio en la toma organizada de terrenos privados. Sus declaraciones también involucran al partido justicialista del cual hace dos años forma parte y que cogobernó durante dos períodos en ese lapso, dejando a salvo la gestión nuevista hasta 1997. Justificó a la vez su negativa al proyecto de ley con media sanción del senado de expropiación de 151 hectáreas de las 2.387 que el municipio “compró”, afirma, alegando que no resuelve el problema, omitiendo que la iniciativa es complementaria de otra, también con media sanción del senado, que autoriza la toma de un crédito por 100 millones de pesos para destinar a la construcción de viviendas.

El allanamiento a un local cedido por la comuna en el Barrio Molina Punta se produjo por orden de la jueza Josefina González Cabañas el martes 7 de agosto, un día después de una manifestación de 15 personas frente a la casa de gobierno en la que anticiparon con pancartas y a viva voz la toma de terrenos. Entre lo incautado hallaron palas, postes y estacas para apuntalar carpas, cintas para delimitar parcelas, banderas utilizadas por la agrupación “Mujeres sin techo”, mapas de terrenos desocupados marcados, una computadora conteniendo un padrón de futuros ocupantes, un bolillero para sorteo de las parcelas, gaseosas y bebidas alcohólicas. Estuvieron demoradas cinco personas, entre ellas el hijo del delegado municipal del barrio. El mismo grupo, de estrecha vinculación con Ulises Catalino Espínola, padre de Camau, estuvo involucrado el 22 de junio de 2006 en la usurpación de la Isla Meza, cuya propiedad alegaba el actual intendente de la ciudad Capital de Corrientes.

Es obvio que las personas se harán de lo material necesario para la subsistencia del modo que sus herramientas sociosimbólicas se lo permitan, burda o elegantemente, según sea el caso particular, lo inconsistente de la situación es el uso caudillesco de la información institucional del Estado y los recursos asignados por éste (aventajando a unos y deponiendo a otros promoviendo así la prepotencia) en remedo de políticas activas que articulen necesidades, recursos materiales, normativa vigente o novedosa y educación en valores éticos para la coexistencia.

0 comentarios: