miércoles, 11 de julio de 2012

VERSOS COMPARTIDOS, SUEÑOS POSTERGADOS

En estos días volvió a emerger el défit habitacional de los sectores más carenciados con la toma de terrenos privados en el Barrio Pirayuí - rebautizado como Barrio Néstor Kirchner por el consejo deliberante - de la ciudad de Corrientes lo cual generó la reacción de los vecinos del lugar, temerosos del avance del asentamiento hacia sus propiedades, con el bloqueo de la ruta 12, desactivado tras la presencia del Secretario de Gobierno que dispuso de una abundante custodia policial en la zona ante denuncias de arrebatos y robos.

Los moradores provienen de otras barriadas periféricas, de hogares que rebozan de nuevas familias que solo cuentan con pensiones, asignaciones universales y algún que otro recurso proveniente de la economía informal. No son asalariados ni monotributistas que puedan acreditar ingresos por 5000 pesos mensuales o más. No califican para el sistema de sorteo por lotería de créditos para vivienda única anunciados por presidencia. Además el hecho se produce en paralelo a una discusión sobre la reforma del Código Civil que no parece incluir mucha novedad sobre el sistema de propiedad de inmuebles, ni del beneficio extraordinario de la renta que estos producen.

Desde el gobierno provincial echan culpas a la desfinanciación del organismo que debiera planificar y ejecutar viviendas, el INVICO . Por su parte los funcionarios, concejales y legisladores del FpV, sin poder ofrecer el sistema paralelo y discrecional que significó el programa sueños compartidos desde su implosión a raíz del escándalo Schoklender, hacen acto de presencia y acompañamiento para las cámaras, con declaraciones que demuestran su profunda preocupación y sensibilidad social. Nada dicen, sin embargo, de los terrenos municipales que podrían poner a disposición de los carenciados, de la mano de obra del Argentina Trabaja, sin recursos para materiales de construcción y salarios congelados desde principios del 2011, ni de sus terrenos e incluso una isla abordada y ocupada en su totalidad por los enviados del poseedor de un contrato de compraventa parcial en nombre del padre del intendente de la Ciudad de Corrientes, la isla Meza, cuyos pobladores originarios fueron desalojados por la fuerza, ni de sus propiedades, depósitos y bienes, lejos del asedio del proletariado.

0 comentarios: