jueves, 5 de abril de 2012

¿Banco dónde estás?

Mientras la discusión sobre el rol del Banco Central ocupa las páginas de los “nobles” tabloides que rezuman ácidas ideas sobre las decisiones de Marcó del Pont, intento hacer una traducción experiencial sobre el sistema financiero en y desde mi lugar de residencia, Perugorría, tan lejos de la posibilidad de influir en los promedios de la tasa de interés bancaria (a fines de los años 90 conocida como riesgo país) como de la posibilidad de enviar exploradores a Marte; sin embargo los que aquí vivimos también hacemos uso de moneda nacional en billetes y ciertamente existen potentes emprendedores que hacen uso de banco, como también trabajadores prósperos que cuentan con ingresos más que dignos (en cheque) lo que amerita una sucursal de banco, ya sea éste provincial, nacional o chino, esto último por darle alguna perspectiva geoeconómica a la cuestión. Pero mi posicionamiento geográfico (Perugorría) no cuenta con sucursal de entidad financiera alguna, apenas una oficina administrativa del banco de Corrientes dependiente de la sucursal de Mercedes con dos empleados que trabajan en pleno verano sin ventilador, reconociéndose su rol social por un enorme cartel publicitario identificatorio, por lo demás cuenta con menos infraestructura que el almacén de ramos generales de la cuadra próxima, en el que suelen ser vistas tres personas y además ¡tiene ventilador!. En la oficina “bancaria” atesoran equipamiento propicio para hacer funcionar un cajero automático, que de darse el milagro de su puesta en línea, sería el único del lugar.

Portar grandes sumas de dinero, así como guardarlas en la casa, es sumamente riesgoso, puesto que los incidentes de violencia asociados a la codicia se han vuelto cotidianos. El rol de las entidades financieras en comunidades pequeñas como en grandes urbes es el mismo, brindar seguridad y garantizar la convivencia evitando la exposición innecesaria de las personas. Existen miles de modos de hacerlo, el dinero personalizado en forma de tarjeta magnética es el más usual, pero es imposible sin un cajero automático cerca.
Proponemos (los que vivimos en Perugorría) que se tome seriamente la cuestión entendiendo el carácter de la demanda.

Audio
Intendente Jorge Corona


Fuente: Mi Perugorría - FM Sapucay 102.3

0 comentarios: