jueves, 26 de enero de 2012

A nueve días de la represión masiva en el Penal Nro. 1 de Corrientes: más preguntas que respuestas

*Elsa Saenz Sartor


A nueve días de la represión a los internos del Penal Nro. 1, las consecuencias de la misma continúan sin tratamiento, sin investigación y sin reparación eficiente de los daños físicos infligidos a más de cien detenidos.


La sociedad civil, se ha manifestado desde el inicio del conflicto. Ciudadanos, instituciones y Organismos de Derechos Humanos locales, nacionales e internacionales, manifestaron su repudio y peticionan medidas que reparen los daños ocasionados, en vistas a la generación de condiciones dignas para con los detenidos y sus familiares, tal como lo establecen las leyes argentinas y los pactos internacionales suscriptos por nuestro país.

El Ministerio de Justicia de la Nación, pidió informes al Poder Judicial, desde donde se responde que es al Poder Ejecutivo quien debe hacerlo. En tal sentido, se espera la reunión entre el Doctor Rubin, Presidente del Superior Tribunal de justicia y el Ministro Valdéz, quien lo anunció públicamente.


 Del mismo modo, funcionarios de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, y de la Defensoría del Pueblo de la Nación han manifestado su preocupación, solicitando datos y registros de lo sucedido. 


Mientras tanto, la atención sanitaria sigue siendo deficitaria y los detenidos continúan a expensas del personal que los reprimió.


La situación de indefensión judicial es gravísima. No hay avances en las actuaciones del fiscal Pasetto y la causa corre serio riesgo de pasar a archivo. Por otra parte y por derecho propio, los detenidos presentaron recursos de habeas corpus. Pero al no contar con el asesoramiento del abogado, al que se le niega el ingreso al Penal, los mismos contienen errores de forma, por lo que la Jueza Varela los rechaza por improcedentes.


Sin embargo, a nivel de las Instituciones del Estado Provincial, son más las preguntas sin responder que las respuestas.


Muchas personas esperaban que con el regreso del Ministro Valdéz, se encaminaran las soluciones y se pusiera límite al accionar y a las expresiones públicas del Subsecretario Bravo. Así lo manifestaba entre otros, el Intendente de Corrientes “Camau” Espínola: “Yo creo que si hubiese estado el ministro Valdés, primero que se no hubiese llegado a una situación como esta…,”.


 Por lo mismo, las declaraciones que el Ministro Valdéz realizó a su regreso, hicieron pensar en que las expectativas podrían verse satisfechas. En el marco de la promoción de agentes del Servicio Penitenciario, anunció una inversión millonaria en infraestructura. Pero no solo se refirió a mejoras materiales. Manifestó el Ministro: “A partir de hoy arrancamos un ciclo en que vamos a trabajar diferente…” y esperamos que este respaldo que traemos del gobierno provincial hacia el servicio penitenciario, sea correspondido”.


Pero para sorpresa de todos, simultáneamente el Subsecretario Bravo retomó su discurso descalificatorio, esta vez atacando a la Diputada Sonia López y reiterando acusaciones contra la Doctora Hilda Presman, a quien responsabiliza una vez más, de promover el conflicto.


La sociedad toda y muy especialmente los damnificados, esperan respuestas. Resulta imperiosa la necesidad de resolver con premura los problemas sanitarios y permitir el ejercicio del derecho a denunciar y peticionar ante la justicia.


Desde las Autoridades Políticas hasta los agentes, deben guardar coherencia y como lo dijera el Ministro Valdez en el acto antes mencionado: “Ustedes, que son los custodios deben hacerlo con profesionalismo, respetando la humanidad de cada uno de estos individuos que se encuentran en situación de desventaja”.


 *Elsa Saenz Sartor – Por Red Corrientes Derechos Humanos.

0 comentarios: