lunes, 16 de enero de 2012

BRUTAL REPRESIÓN EN EL PENAL Nº 1

Los incidentes se sucedieron tras el insistente pedido de autorización de un detenido -amparado por la legislación-, para abandonar el penal y visitar la tumba de su padre recién fallecido y a sus familiares. La negativa de las autoridades carcelarias, desembocó en choques con el personal de seguridad, que se extendieron y activó la solidaridad de un grupo de presos con el demandante y el posterior atrincheramiento de los presidiarios en el pabellón central. Desde ahí pidieron la presencia de autoridades judiciales, pero la jueza subrogante (Delfino) no aparecía. Si en cambio lo hicieron el intendente de la Ciudad Mauricio Espínola, quien se ofreció para realizar gestiones, el vicegobernador Néstor Pedro Braillard Poccard y un mediador policial. Ante la ausencia de la magistrado, las autoridades políticas prometieron gestionar la autorización solicitada el lunes, pero luego recibieron nuevos reclamos desde otro grupo de detenidos.

Los internos pedían el ingreso de un representante de la justicia , de Hilda Presman de la Red de Derechos Humanos y de familiares como reaseguro de las negociaciones, pero la solicitud fue denegada. Todo se habría iniciado alrededor de las 20, cuando los reclusos del pabellón central comenzaron con la quema de colchones.

Hilda Presman sobre la represión en el Penal 1  
Descargar aquí

Los violentos episodios de tensión se sucedieron, según se supo, por el reclamo de un detenido que pidió autorización para visitar la tumba de su padre recién fallecido. El incidente fue de mayor a menor, tanto que el vicegobernador Néstor Pedro Braillard Poccard ingresó a la unidad penitenciaria a parlamentar. También se apersonó el Intendente de Corrientes Camau Espíndola. Hubo destrozos en el interior de la cárcel. A la madrugada la policía reprimió la revuelta y registraron al menos 9 heridos. Afuera del edificio se observó preventivamente un gran despliegue de vehículos de seguridad y del cuerpo de bomberos. Cuando pareció que la situación se normalizaba, alrededor de las 3:30 de la madrugada del domingo se escucharon disparos de balas de goma y las fuerzas de seguridad entraron en acción. A las 04:00 agentes de sanidad comenzaron a retirar heridos -todos de la población carcelaria- desde el interior del penal. Casi cuatro horas duró la insurrección de presos. 
Fuentes del Penal habían desmentido antes las versiones "tremendistas" del canal porteño Crónica TV que enviaron informes sobre dos muertos en los incidentes. Ya por la tarde se produjeron incidentes de refriega entre el personal de seguridad de presidio y los detenidos, quienes se "atrincheraron" en el pabellón central de la unidad carcelaria. También se constataron destrozos en el interior del predio que quedó a oscuras, hasta que personal de la DPEC ingresó para restablecer el servicio. 
Horas después del estallido las autoridades ya con la presencia del vicegobernador tomaban nota de una serie de demandas realizadas por la población carcelaria. La situación parecía estable, pero a las 3.30 de la madrugada los incidentes volvieron con intensidad y pudieron oírse disparos desde el exterior. Ya para entonces el vicegobernador ya se había retirado, pero permanecía el subsecretario de seguridad Luís Bravo. Testigos afirman que fueron hospitalizadas nueve personas, dos de ellas aparentemente en situación de gravedad.

0 comentarios: