sábado, 30 de abril de 2011

MOYANO Y LA PARTICIPACIÓN INSTITUCIONAL DE LOS TRABAJADORES

El Secretario General de la CGT revalidó su poder de convocatoria en un multitudinario acto que se puede ver en la crónica de cualquier medio. Lo interesante es el contenido del discurso del dirigente sindical, quien muy seguro de sí y confiado en su estructura hizo notar la demanda de participación en cargos electivos, algo anticipado en los medios comprometidos con el stablishment, los cuales demonizaron sus pretensiones recurriendo al incidente de Pedraza con los ferroviarios, a la supuesta discusión desencadenante del deceso de Néstor, a una dibujada investigación judicial internacional ó a las expresiones del hijo de Moyano en relación a la confianza y proximidad que tenían con el ex presidente (pues podían hablar de fútbol) cosa que con Cristina es diferente.








Escudriñando un poco más a fondo y relacionando hechos, vemos que el reciente DNU 144, que incrementa la participación estatal en las empresas que poseen capital estatal imponiendo el nombramiento de directores, ha puesto muy nerviosos a Magneto (CEO de Clarín) y a Paolo Rocca (CEO de Techint), siendo desacatada la normativa que permitiría el ingreso de representantes del Estado en la administración de éstas firmas comerciales. Casualmente una de las cosas que pide Moyano es la participación de los trabajadores también en ésos roles, es decir como ojos y oidos (por qué no también voz) del Estado en ésas esferas hasta ahora crípticas. Un paso más en la tan ansiada participación de los trabajadores en las ganancias de las empresas, cosa ciertamente dificultosa, teniendo en cuenta que son reacios a informar sobre la aplicación de ganancias (estamos hablando de miles de millones de los que no se conoce destino) es claro que endurecerán aún más su postura a la hora de distribuir beneficios.
Dos actitudes novedosas y heréticas para el sistema económico ha evidenciado Moyano, primero pedir posicionamiento en las listas de candidatos y segundo requerir participación en el directorio de las empresas que poseen capital estatal; es más que lógico el enfoque despectivo y deslegitimante de la pluma de los tabloides históricamente asociados a las dictaduras genocidas.

0 comentarios: