jueves, 30 de septiembre de 2010

CORREA DESAFÍA A LOS GOLPISTAS

NI UN PASO ATRÁS


El Presidente de la República, Rafael Correa, en una visita que realizó a los policías que desde temprana horas de la mañana se posesionaron de las instalaciones del Regimiento Quito Nº 1, aseguró que el Ejecutivo continuará gobernando con una política de justicia y dignidad.

Indicó a los protestantes que el Régimen no “dará ni un paso atrás, si quieren tomarse los cuartales, si quieren dejar a la ciudadanía indefensa háganlo, pero este Presidente y este Gobierno seguirá siendo lo que tiene que hacer”.

Mientas los policías insubordinados gritaban nos quitaron juguetes, nos quitaron los bonos; el Jefe de Estado explicó que lo que se está haciendo es modernizar las remuneraciones en todo el sector público. “Se están eliminando, deudas adicionales, servicios de salud privados. La política es tratar de maximar los sueldos y que de ahí puedan adquirir dignamente los servicios para la familia”, indicó.

El Gobernante recordó cuánto ganaba antes un policía, al que se lo trataba como "carne de cañón" e incluso no tenía armas para defenderse no tenían chaleco, no tenían patrulleros y en los cuarteles los policías dormían en colchones en el suelo.

Recordó como cuando llegó a la Presidencia había canastas de whiskys importado de regalos navideños, se pagaban sueldos de miseria.

Finalmente, insistió en que la Policía Nacional ha sido una de las instituciones que más ha apoyado el Gobierno.

Al finalizar su declaración, el Primer Mandatario salió de las instalaciones del Regimiento Quito en medio de la animadversión de las tropa policial quienes protestan por la aprobación de la Ley de Servicio Público, aprobada por la Asamblea Nacional, específicamente el artículo 160 que elimina los incentivos económicos que recibían los oficiales por ascensos, condecoraciones, y bonos de antigüedad. /CY Prensa Presidencial.

1 comentarios:

Luis Quijote dijo...

¡Bien por Correa!
¡Ni un paso atrás!

Pactar con los H.de P., tiene funestas consecuencias.
Nuestro antecedente con Alfonsín, no deja lugar a dudas.

Abrazos.