viernes, 23 de julio de 2010

COMPRA COMPRA, QUE ALGO QUEDA

Por Alberto Ruiz Diaz

La DPEC está semiparalizada desde el día 14 de julio en que se puso en funcionamiento (es un decir) el nuevo sistema informático “SAP”, que podría facturar y cobrar la electricidad junto con el agua.

En 2007/08 la DPEC estaba en manos de Aguas de Corrientes (Urbatec). En esa etapa el propósito de cobrar la luz junto con el agua era un secreto a voces. El objetivo comercial del cobro único tenía varias ventajas:
*la lectura de medidores de luz y agua puede ser realizada por un sólo lecturista;
*en vez de haber una factura de luz y una factura de agua puede haber una sola factura por el suministro de luz y de agua;
*el cobro del agua se vería facilitado principalmente porque el cumplimiento de pago de los consumos de la luz es mucho mayor que los de Aguas;
*con el sistema de factura única no se puede pagar por separado, si no se paga la factura te cortan la luz y el agua.

La compra del “SAP” fue apalancada por Urbatec. El Subgerente Comercial ingeniero Oscar Monzón, que compartía su oficina de la DPEC con Pablo Langus (de Aguas), impulsó fuertemente todo el proceso de compra. Las especificaciones técnicas para el Pliego de licitación fueron confeccionadas por el encargado de sistemas de Aguas de Corrientes, Sr. César González en diciembre de 2007.

La licitación se abrió el 29 de enero de 2008; hubo otra oferta pero el único sistema aceptado fue el SAP ofrecido por Synapsis SRL, con el visto bueno del Subgerente Monzón y del Jefe de Sistemas Fernando Sánchez. La compra fue adjudicada a Synapsis por $5.373.750 más IVA ($ 6,5 Millones).

Las principales ventajas -según el marketing de SAP- esta dirigida a empresas que manufacturan y distribuyen productos -energía en este caso- la propaganda dice que el SAP mejora *productividad, *demandas de los clientes, *velocidad, *ventajas competitivas y *reducción de costos; pero la DPEC ¿con quién tendría ventaja competitiva?, ¿qué productividad mejoraría el SAP en un ente que no produce electricidad?, ¿qué costos podría reducir el SAP en la DPEC?

La conversión de datos es un aspecto que a los usuarios de SAP en todo el mundo les resulta bastante complicado y costoso, porque la conversión implica mover la información corporativa y los registros de usuarios y proveedores. La DPEC, como todo distribuidor de suministro a domicilio, usa datos vinculados a la ubicación física, Nº de ruta, Nº de Folio, etc. Pero el SAP no mantiene las denominaciones en uso por la DPEC, vale decir que se podría perder el Historial del suministro porque ahora tiene otro código compuesto por varios campos, con el agregado del número 10 o del 100, según la cantidad de dígitos que tenía en el sistema viejo.

La validez de los datos cargados en el nuevo sistema es una condición clave para su funcionamiento; pero los datos actuales de la DPEC estarían bastante incompletos y la actualización en el SAP sería engorrosa, lo cual podría causar futuros problemas de funcionamiento. La UTN habría realizado un backup de la base de datos antes de la migración, pero los resultados de la migración no se conocen ya que el sistema nuevo no tuvo una prueba integral ni un período de prueba en paralelo con el sistema que se hallaba en uso.

La DPEC, igual que cualquier entidad, mueve su sistema administrativo con papelería y formularios. Pero las salidas de impresión del SAP no coincidirían con los formatos de papelería y formularios en uso por la DPEC ni utilizará la denominación “Usuario” sino “Interlocutor comercial” y allí hay otra cuestión: además de ser una categoría básica en el sistema comercial; en toda la papelería de la DPEC y en los convenios de suministro; la categoría de Usuario es también sujeto de derechos constitucionales.

El precio del SAP era $6,5 Millones pero la DPEC pagará mucho más porque es rehén comercial de Synapsis. Los costos anotados ya sobrepasan los $8 Millones. No es poca plata comparada con la Escuela del “Barrio Ponce”, muy demorada por su costo de $4,3 Millones; o con las Estaciones Transformadoras de rebaje en Lavalle y Santa Lucía, por unos $7 Millones.

FIGURETI

El ex interventor de la DPEC Julio Espínola fue expositor-promotor de SAP en el Primer Foro de Synapsis Argentina, ante gerentes y directores de empresas provenientes de toda la región. El ingeniero, con la impunidad que da hablar del futuro se refirió a la experiencia en la DPEC sobre “Cómo simplificar los procesos del negocio con una Solución Integral para la gestión administrativa, financiera y comercial, y como valor agregado crear un cambio positivo en la cultura interna de la compañía.” (sic). El auditorio escuchó la experiencia en “Gestión Contable y Financiera”, “Caja”, “Control de Gestión” y “Activos fijos” como si fueran “Módulos ya implementados” por la DPEC (?). El Foro de Synapsis fue el 4 de junio pasado en el Centro de convenciones Costa Salguero de la Ciudad de Buenos Aires.

Algunos asistentes eran expertos en otras aplicaciones de SAP. Estaba María Josefa Ayarza Leon, Gerente de Tecnología de una distribuidora de gas de Chile (LIPIGAS), Miguel Lozano Rodríguez, de Aguas de Bogota y otros expertos. Al ingeniero Espínola de Corrientes lo escuchaban y se miraban entre ellos... En el cónclave de Costa Salguero hubo almuerzo y refrigerios gratis.

¿QUIÉN VENDIÓ LA BASE DE DATOS?

Una cuestión llamativa es que la Base de Datos de la DPEC estaba en la DPEC, bajo condiciones de seguridad informática en poder de la DPEC, pero en el sistema “SAP”, empresas privadas podrían tener acceso a la Base de Datos de la DPEC. Ahora bien, el acceso por parte de una empresa privada a la Base de Datos de una empresa pública de un sector considerado estratégico, sería un hecho muy grave.

No quisiera alentar alguna teoría conspirativa, pero la empresa privada Synapsis con acceso a la Base de Datos de la DPEC tiene sólidos vínculos estratégicos con nada más y nada menos que el poderoso Grupo ENDESA con participación de control en Edesur, Yacylec, Centrales de Dock Sud y Costanera, El Chocón, Enersis Chile, Chilectra, siendo un potencial competidor de la DPEC en la concesión de la distribución de energía en la provincia de Corrientes.

CONTRAMANO

Dado que el “SAP” no se adapta a la organización funcional de la DPEC ni a los formatos y denominaciones administrativas de la DPEC, todo hace suponer que la DPEC se deberá adaptar al SAP, para lo cual debería modificar sus procedimientos técnico-administrativos, su papelería burocrática y rehacer los Convenios de Suministro de 232.885 clientes. También podríamos ver algún artificioso dispositivo como por ejemplo la probabilidad de que muchos de los cálculos que los agentes de la DPEC hacían en sus teclados, ahora tendrían que hacerlos de modo manual en un Excel, para luego ingresarlos en el SAP, lo cual suena un poco loco.

El SAP es un efecto residual de la era Urbatec, cuyo efecto pernicioso se sigue consolidando mientras los actuales funcionarios ponen cara de “yo no fui”, que en este punto ya parece complicidad. En ese orden de ideas parece que algún sector estaría más interesado en que a la DPEC le vaya mal. Habrá que ver quién se hace cargo.

En resumidas cuentas, además de las comisiones, los verdaderos motivos no alcanzan a quedar claros, excepto que el SAP permite la integración entre los procesos, los datos y los “clientes internos” (ex “usuarios”) en las diferentes empresas proveedoras de suministro, pero ¿para qué necesita la DPEC un sistema informático con capacidad para manejar el suministro de otros servicios públicos a domicilio, además de la electricidad?... o tal vez la pretensión es una DPEC tercerizada en poder de un gerenciador que cobrará una sola factura por el suministro de luz, de agua y tal vez de gas.

0 comentarios: