domingo, 28 de marzo de 2010

DENUNCIAN BRUTALIDAD POLICIAL

APREMIOS ILEGALES EN LA COMISARÍA SEGUNDA

Gustavo Pianalto (28) relató a Poder Sindical Mercosur que "me encontraba solo y durmiendo entre las 9 y las 10 de la mañana en mi vivienda del Barrio Arazaty, cuando repentinamente entró un comando policial y a punta de itaka me sacaron de mi casa" (todos los efectivos llevaban una apuntándome).

Los policías que me empujaban y pateaban estaban uniformados, algunos con pasamontañas. Esto sucedió porque la noche anterior se produjo un tiroteo entre los policías y los supuestos delincuentes de la zona. Es decir el jueves 18 (de marzo). Me esposaron y mientras lo hacían me pateaban la cara y el cuerpo con violencia.
"Yo no entendía que pasaba -detallaba el joven Pianalto- ni siquiera estaba al tanto de lo que había sucedido en el barrio. No me dejaban hablar, me pateaban la boca. En el operativo estaba un fiscal al que llamaban Nahuel Nuñez, y mientras me daban punta pies, en la cabeza - yo tirado boca abajo en la camioneta patrullera- y en el rostro decían... ¡cuidado que no nos vea el fiscal!!”
"Me llevaron hasta la comisaría Segunda ", continuó narrando y aseguró que en ningún momento dejaron de golpearme con brutalidad. Me encerraron en una pieza y allí volvieron a patearme. Luego me trasladaron a la Octava (junto con otros detenidos) Inclusive había un chico discapacitado mental que lloraba y convulsionaba en la celda ya de esa comisaría. El pobre estaba golpeado y sin asistencia eso fue muy impresionante. Yo estaba golpeado quise ayudarlo...pero todo fue un horror" se lamentó Daniel...
Pienalto, es un joven conocido y colaborador de Poder Sindical, se recibió de Administración de Empresas, tiene una conducta ejemplar, sin antecedentes, su familia es bien conocida por su decencia y bondad. Suele realizar trabajos temporarios como seguridad privada y damos fe desde esta medio que ni siquiera consume bebidas alcohólicas.
Sus hermanos lo encontraron por casualidad. Porque la Comisaría Segunda se negó a dar información de su paraderos. Luego de recorrer varias seccionales lo descubrieron en la seccional Octava. Desde la celda donde se encontraba ensangrentado y sin comer desde hacia más doce horas. Pienalto escuchó la voz de su hermana y en la desesperación empezó a gritar para que la mujer se alertara y supiera que estaba detenido allí. Ella corre siguiendo el sonido de la voz y ve a su hermano Daniel tirado con el rostro destrozado.
Aterrorizado por la experiencia de violencia policial pero con la valentía de saber que es un muchacho honesto se decidió a contar su terrible odisea. "Lo más indignante -dijo - es que el médico policial de apellido Napuk me expresó, viendo que tenía la cara golpeada y con cortes, que ‘esto es un raspón’, no dando importancia a las heridas que veía. Tampoco nos dio asistencia sanitaria que necesitaba urgente, por las heridas abiertas que estaba observando". "En realidad -señaló Pianalto- parece que creen que todos somos malvivientes prejuzgando mi conducta cuando mi único pecado es ser vecino del Barrio Arazaty”.
"Cuando me empujaban y pateaban en la puerta de mi casa mis vecinos quisieron defenderme pero los policías comandos los amenazaron... a todos... a toda la familia, le repetían que si hablaban iban a volver a vengarse" dijo. Aclaró Daniel que luego de ser liberado por sus propios medios junto a sus hermanos fue al Hospital Escuela donde quedó en observación por la golpiza por varias horas.
"No puede ser que pase esto todavía, como en la época de la dictadura quiero hablar porque no quiero que le pase a otro muchacho esta experiencia. Queremos vivir en paz y advertir lo que está pasando en Corrientes, que si un día se le ocurre a la policía se meten en nuestra casa o en la misma calle nos pueden matar como a un perro...yo tengo mucho miedo", se lamentó.
Pianalto tiene golpes por todo el cuerpo, especialmente en el rostro donde por un "culatazo que casi me desmayó se me hizo un corte. Yo no fui el único. Habían varios muchachos muy mal golpeados y torturados y ese pobre discapacitado fue algo muy feo que no puede volver a pasar, tienen que investigar sobre esta forma de actuar de la policía y si a mi o mi familia le pasara algo ya saben quienes son"...

Fuente: http://www.cpdhcorrientes.com.ar/index.html

0 comentarios: