jueves, 31 de diciembre de 2009

NUEVO AÑO

Otro calendario, una nueva cajita para atrapar mi percepción de tiempo, un supuesto orden con espíritu fundacional que me aleja de la idea del circuito laberíntico de roedores que se ajusta más a los dilemas contemporáneos.

No hay tiempo lineal, esa fue la idea de un papa, un tal Gregorio, preocupado por vincular el ritmo de la naturaleza y las estaciones a la disciplina del trabajo humano. Pero hoy día hasta la labor rural la protagonizan máquinas (sembradoras y cosechadoras) guiadas por algún mortal que chatea en Internet on line. Bendita tecnología que ha disuelto las distancias y el tiempo. Esa liquidificación nos permite comprender que la novedad del calendario es sólo fragmentación funcional al rítmico orden impuesto a través de plazos, vencimientos y términos que se materializan en nuestra corporeidad. Rigor acumulado en un esfuerzo por olvidar nuestra carnadura finita.

Me rebelo un tanto a la expectativa de tener que celebrar la genérica docilidad. Pero si de encontrar razones se trata recuerdo que hace diez años tuvimos un sueño, Radio Fénix, que lo hemos construido con amor y voluntad. Que estamos vivos!!!!!!!!, ¿qué más?!. ¡Vengan las copas, que hay fiesta!.

Mónica

0 comentarios: