lunes, 5 de octubre de 2009

¿LIMPIARON AL TESTIGO?

HERNÁN GONZÁLEZ MORENO



no era imputado sino testigo sospechoso en la investigación que llevaba adelante el fiscal Gustavo Alejandro Robineau, sí lo son: Arturo Alejandro Colombi, José María Roldán, Carlos Emir Fagúndez, Carlos Lezcano y José Luis Zampa. Es posible que por el devenir de la pesquisa fuera citado a declarar, pero la documental que adjuntamos no lo expone como el centro de la indagación por la verdad material de los hechos, objeto del derecho penal, que aquí se trata de una investigación por el ilícito presumiblemente cometido por funcionarios, el peculado.


Este delito se encuentra previsto en el artículo 261 del Código Penal, que establece: "será reprimido con reclusión o prisión de dos a diez años e inhabilitación absoluta perpetua, el funcionario público que sustrajere caudales o efectos cuya administración, percepción o custodia le haya sido confiada en razón de su cargo...". La doctrina clásica argentina ha convenido que en el "peculado son varios los bienes jurídicos afectados: en primer lugar, la sustracción del bien afecta la propiedad (en el sentido penal); se afecta conjuntamente la seguridad con que la administración trata de preservar los bienes públicos [Nuñez], la fe o confianza pública depositada en el funcionario encargado del manejo o la custodia de esos bienes [Fontán Balestra], y también el normal funcionamiento de la administración es su aspecto patrimonial[Carrera]". Los tipos no protegen específicamente la propiedad de esos bienes (eso queda para los delitos contra la propiedad), sino la seguridad de su afectación a los fines para los cuales se los ha reunido o creado. Por eso, todos ellos tienen como caracterización el manejo anormal de los bienes por parte de quienes funcionalmente están encargados de hacerles cumplir sus finalidades o preservarlos para ellos. Siempre debe ser un funcionario público, definido en el art. 77 del Código Penal como todo el que participa accidental o permanentemente del ejercicio de la función publica, sea por elección popular o por nombramiento de autoridad competente. Es decir, representa la voluntad del estado. En relación a la palabra "sustrajere", es entendida ésta como "la voluntad de quitar la cosa de la esfera de custodia del legítimo tenedor para hacerla ingresar en la propia". Es hacerse dueño pervirtiendo no sólo el origen del corpus patrimonial sino además los fines de la cosa. Con lo expuesto intento decir que era un delito de imposible cumplimiento para quien no fuera funcionario, consecuentemente Hernán González Moreno podría virtualmente ser imputable a otro delito, no al investigado inicialmente por el fiscal. Claro es que le caben otras figuras, pero inicialmente su desaparición física limita posibilidades probatorias de la responsabilidad de aquéllos.

ENLACE RELACIONADO: LA CAJA DE PANDORA
FUENTE: INSTRUCCIÓN FORMAL DEL FISCAL

ENLACES AGREGADOS LOS DÍAS 5 Y 6 DE OCTUBRE:
Allanan la casa del empresario Hernán González Moreno. El fiscal general Cesar Sotelo afirmó no tener dudas de que está cruzado con el tema de las denuncias y el allanamiento. La prueba de parafina en Hernán González Moreno habría dado negativo según la versión de una emisora. Más rumores: No hallaron pólvora en las manos de González Moreno y se robustece la teoría del homicidio.
Designaron dos fiscales más y ordenan pericias toxicológicas en el cuerpo.
Encontraron muestras de cocaína en la nariz y orina de González Moreno.


0 comentarios: