lunes, 7 de septiembre de 2009

“Ser o no ser”: El “Chino” Chávez y el drama de los indocumentados

Colaboración de la Lic Elsa Sáenz Sartor y la Dra Hilda Presman
Red Provincial de Derechos Humanos de Corrientes

Para la Red Provincial de DDHH la problemática de la indocumentación, viene de la mano de su participación en la lucha de los pobladores de la costanera “Sur”, recientemente construida en la ciudad de Corrientes y para la cual, los pobladores “históricos” de la costa constituyen una “vista” indeseable para la suntuosidad de la obra.
Uno de sus dirigentes, David “Chino” Chávez, indocumentado, sintetiza en si mismo el drama de la indocumentación. Él es un triste ejemplo de lo que le sucede a muchas personas, pero también de esperanza y compromiso frente a la diversidad.

La Red DDHH, pretende a través del acompañamiento concreto para la resolución del drama del “Chino”, sistematizar cada uno de los problemas que aquejan a las personas de su condición, despertar conciencia respecto de la existencia de esta realidad y trabajar por la demanda al Estado, de dispositivos específicos para simplificar los largos, costosos y desalentadores trámites que deben realizar estas personas para formalizar su identidad y así lograr el acceso a los servicios de los que debe gozar todo ciudadano.

Quiénes son los indocumentados?

Se trata de personas que “pasan” por la vida, existiendo para los suyos pero no para el resto de la sociedad. No son ciudadanos y no pueden gozar del ejercicio, la protección y la promoción de sus derechos. Se trata de la figura más nítida de la exclusión.

En nuestro país, hay una cantidad significativa de migrantes extranjeros que viven en esta situación, pero en este trabajo, se hace referencia exclusiva a los argentinos indocumentados.

Los datos sobre los mayores que carecen de documento de identidad son limitados porque esa pregunta no aparece como debería en la mayor parte de las encuestas de hogares. No es un tema meramente burocrático. Estos ciudadanos "invisibles" para la sociedad están casi condenados a una vida al margen. Los niños indocumentados no se pueden inscribir en los preescolares ni en la escuela, difícilmente podrán conseguir un empleo formal, no pueden abrir cuentas bancarias ni tener títulos de propiedad.

Justamente Chávez y su familia, están asentados en una propiedad familiar, de la que es heredero junto a sus hermanos, quienes tienen la mejor disposición hacia él. Sin embargo, ante la posibilidad de relocalización o de mejoramiento de su actual vivienda, su condición le impide beneficiarse con tales medidas.

Los indocumentados no pueden casarse por el registro civil, no pueden votar, y finalmente no podrán inscribir tampoco a sus hijos en el registro civil.

El “Chino” tiene tres hijos que llevan el apellido de su compañera a quien lo une una relación “de hecho”, ya que ni la pareja, ni los hijos pueden ser registrados oficialmente como tales. No obstante, resulta conmovedor el cuidado y amor con que se protegen unos a otros y el esfuerzo para lograr el sustento familiar, pese a la grave condición de salud de Chávez..

En Argentina son altas las cifras de indocumentados. Casi medio millón de argentinos no tiene documento.

En la provincia de Buenos Aires, donde vive el 40% de la población del país (estimada en 40 millones de personas), "no sería descabellado" calcular que el 1% de los habitantes jamás tuvo un DNI, mientras que en Corrientes y Misiones, los argentinos indocumentados representarían del 2% al 3% de la población

El grueso de los argentinos indocumentados es mayor de 21 años. Y contrariamente a lo que podría pensarse, es un fenómeno urbano.

Jorge Alvarez, presidente del Instituto Abierto para el Desarrollo y Estudio de Políticas Públicas (IADEPP), lo atribuye a "un problema estructural, que tiene que ver con la bestialización de la pobreza, en la Argentina . La gran mayoría responde a la indigencia; otros casos, a etapas de pobreza, en las que los padres no hicieron la inscripción de sus hijos porque no tenían plata para el colectivo; y también a una cuestión cultural, de que 'anotar al hijo le corresponde al papá' -detalla-. Es un país que los políticos no registran, porque estas personas no votan".

La indocumentación se hace crónica, ya que a medida que transcurren los años de la persona, los trámites se hacen más engorrosos, llagando al adulto que debe iniciar un juicio de filiación que dura alrededor de dos años y a cuya gestión debe llegar necesariamente de la mano de una persona que acompañe todo el procedimiento.

Luego de algo más de dos años y gracias al apoyo solidario de abogados e instituciones no gubernamentales que están en la zona, Chávez consigue el fallo favorable en el juicio de filiación, sin obtener aún el DNI que es el que permitirá en definitiva acceder a los servicios sociales y laborales.
.
El Instituto Abierto para el Desarrollo y Estudio de Políticas Públicas (IADEPP), comenzó a trabajar en este problema en 2002, en la villa La Cava, a instancias del padre Aníbal Filippini. "Por cada indocumentado que se ve, siempre aparecen uno o dos más, ocultos", señala.

Nacido en el 77

Nadie ha pintado tan bien la situación que vivía la argentina el año en que nació el Chino Chávez como Rodolfo Walsh en su Carta Abierta de un Escritor a la Junta Militar: “En la política económica de ese gobierno debe buscarse no sólo la explicación de sus crímenes sino una atrocidad mayor que castiga a millones de seres humanos con la miseria planificada. En un año han reducido ustedes el salario real de los trabajadores al 40%, disminuido su participación en el ingreso nacional al 30%, elevado de 6 a 18 horas la jornada de labor que necesita un obrero para pagar la canasta familiar, resucitando así formas de trabajo forzado que no persisten ni en los últimos reductos coloniales...elevando la desocupación al récord del 9%...Los resultados de esa política han sido fulminantes. En este primer año de gobierno el consumo de alimentos ha disminuido el 40%, el de ropa más del 50%, el de medicinas ha desaparecido prácticamente en las capas populares”.

La supresión total del ejercicio ciudadano, llevó entre otras cosas, al manejo arbitrario de los registros Civiles, allí se declaraban “presuntamente muertos” a las personas detenidas desaparecidas y a aquellas que por razones de persecución estaban ausentes; se inscribían como propios, niños sustraídos a las víctimas de la represión; se “casaban” personas con fines de apropiación de bienes, etc.

Ese año 1977, el Registro Civil de Corrientes Capital, permaneció un largo lapso, sin registros, por lo cual, muchas personas nacidas en dicho lapso fueron inscriptas con posterioridad.

El padre del Chino Chávez, en su lucha por la subsistencia de su familia, concurrió un par de veces y luego desistió. Más adelante, uno de esos punteros políticos que trataban de conquistar votos haciendo “gestiones”, se llevó las actas de nacimiento y nunca más volvió.

La escuela y los indocumentados

En el caso de Chávez, como en tantos otros, la falta de documento ha impedido su permanencia en la escuela. Asistió por solidaridad durante algunos años, pero luego fue expulsado. Chávez es un analfabeto funcional, pero otras personas ni siquiera tienen la posibilidad de ingreso al sistema educativo. Esta condena al analfabetismo, genera una discapacidad social importante, por tanto toda la información escrita y toda gestión que requiera escritura es imposible y en el mejor (o peor)de los casos, dependiente.

La recientemente promulgada Ley 26206 de Educación Nacional, dice en el Artículo 143:”El Estado Nacional, las Provincias y la Ciudad Autónoma deBuenos Aires deberán garantizar a las personas migrantes sin Documento Nacional de Identidad (DNI), el acceso y las condiciones para la permanencia y el egreso de todos los niveles del sistema...” .

La invisibilidad del problema de los argentinos adultos indocumentados, hace que este artículo específicamente dedicado a tal condición, esté dirigido exclusivamente al indocumentado “migrante”.

La salud y los indocumentados

El elemental derecho a la salud, pareciera para el sentido común, inalienable e indiscutible sea cual fuera la situación de quien debiera ejercerlo . Sin embargo, la situación de los indocumentados en el tema salud, es la de una condena a muerte en caso de ser necesarias intervenciones de complejidad o tratamientos que requieran seguimiento, estudios, etc. Solo en En algunos hospitales públicos. se atienden urgencias y se realizan vacunaciones sin DNI, pero no pueden efectuar tratamientos prolongados.

En el caso de Chávez, su desempeño laboral como pescador espinelero y las “changas” vinculadas siempre a tareas de gran esfuerzo físico, le produjeron una hernia de disco y dos hernias inguinales, pese a lo cual sigue trabajando exponiéndose a un riesgo extremo.

El hospital público, no lo recibió en su condición de indocumentado y recién fue admitido cuando se emitió favorablemente la sentencia en el juicio de su filiación, encontrándose actualmente en tratamiento..

Un testigo sin voz

Las personas indocumentadas, están expuestas a todo tipo de violaciones a derecho sobre su persona. Cualquier agresión del tipo que fuera, no puede ser denunciada, ni pretender reparación para el daño sufrido. Sin embargo, los indocumentados pueden ser encarcelados, juzgados y condenados.

La inexistencia de estas personas frente a la justicia, los inhabilita también para prestar testimonio, aunque el aporte de las mismas sea vital para el esclarecimiento de hechos que implican a sujetos o a situaciones complejas y colectivas.

Chávez fue testigo de hechos fundamentales en el desenlace del movimiento de 1999 en Corrientes.

En 1999 Corrientes vivió un proceso de movilización popular, con formas de peticionar creativas y pacíficas frente a una profunda crisis económica y política., que luego se replicarían en otras provincias argentinas.

Nacen en esta gesta los “autoconvocados”, como forma de protesta ante la crisis de representatividad de las organizaciones tradicionales.

Los cortes del puente Gral. Belgrano y la instalación de algo más de 200 carpas frente a la casa de Gobierno, motivaron la intervención progresiva de las fuerzas represivas, que culminó con el asesinato a manos de la Gendarmería, de Francisco Escobar y de Mauro Ojeda, el 17/12/99.

Este es el testimonio de “Chino” Chávez, inútil para las causas judiciales emprendidas contra la represión y sus responsables.

“Ya a la noche, a eso de las dos, tres de la mañana se arrimó la lancha de prefectura en la playa Arazaty., Nosotros estábamos comiendo pescado en la costa y vinieron dos de prefectura y nos dijeron que nos vayamos de ahí porque estaba por haber un operativo. Nos quedamos medio cerca de ahí para ver que operativo estaban por hacer. Como no pasaba nada nos fuimos por la costanera y en la otra playa, en la Islas Malvinas, se bajaron de una lancha de Prefectura unos cuantos gendarmes uniformados y encapuchados. Cuatro de ellos cruzaron al edificio de Agua y Energía. Nosotros andábamos en auto, nos pararon en la calle y nos dijeron que esperemos hasta que pasen ellos. Pasaron ellos y entraron a Agua y Energía y nos dejaron seguir. Nosotros pasamos y a los 100 m mas o menos sentimos una explosión en Agua y Energía y ahí corto toda la luz. Ahí nos volvimos otra vez para esta playa (Arazaty) y ya estaban todos los gendarmes, tirando gases. Pero los que les bajaron a ellos fueron la lancha de prefectura, como bajaron en esta playa, en la otra también. En las dos playas bajaron gendarmes con las dos lanchas de prefectura, la del Chaco y la de Corrientes. Las lanchas rápidas, nuevas que tienen, las canadienses. Habrán bajado en cada lancha 8-9 gendarmes, que ellos lo que hicieron fue explotar Agua y Energía .

Después nos quedamos a pelear con los gendarmes . Nos quedamos en la bajada del puente, ayudando a la gente que estaba peleando contra los gendarmes. En la bajada del puente tirando para la playa Arazaty. Ahí estuvimos peleando casi hasta las 2 de la tarde. En esa zona solo hubo heridos de bala de goma. Yo también fui herido en la pierna, no era grave. Pero hubo muchos heridos. Yo no estuve donde mataron a los muchachos, yo estuve siempre por Lavalle. (calle aledaña al puente).

Yo conversé con gente de Prefectura que me conoce de acá de la costa y , pregunté qué operativo estaban por hacer y me dijo “ngau” (de mentira en guaraní) contrabando, y después vimos que bajaban los gendarmes. Nos echaron a nosotros para que nosotros no avisemos a nadie. Después a lo último ya era tarde para avisar a la gente porque los gendarmes bajaron de la lancha , bajaron de todos lados, le rodearon completamente y ya era tarde para avisarle. Por eso es que a nosotros nos dijeron que iban a hacer un operativo de prefectura, por eso nos echaron, para que no avisemos a nadie.

Después conversé con gendarmes y con prefectura, ya que nos conocíamos por laburar en la playa de guardavidas. Estaba hablando con uno de prefectura y le pregunté por el operativo que hicieron ese día y me dice: bajamos los gendarmes para que desalojen a la gente de arriba del puente, no le quisimos decir nada a ustedes para que no vayan y le avisen. Ellos bajaron unos pocos, veinte a lo sumo, entre las dos lanchas y entre esos los que hicieron explotar Agua y Energía . Uno de prefectura me dijo que era todo táctica militar que estaban usando, operativo militar. Y había un jefe de un regimiento que ese era el que hizo el operativo. ...”

Y frente a esta realidad: qué?

Resulta necesario emprender una acción que permita resolver los problemas que han tratado de describirse en este trabajo. Son necesarias políticas de Estado que atiendan y resuelvan la marginalidad a la que están sometidas las personas indocumentadas y sus familias.

Del mismo modo en que el Plan “Patria Grande” se puso en marcha por un decreto presidencial en 2005, para regularizar a 750.000 extranjeros provenientes de nueve países sudamericanos que viven en la Argentina para normalizar la situación de los inmigrantes, los indocumentados argentinos adultos deberían contar con los beneficios de dicho Plan: trabajar en blanco, acceder a la seguridad social y ser sujetos de créditos que les permitan acceder a una vivienda digna.

Así como el Plan “Patria Grande” determinó la instalación de múltiples dispositivos para la regularización de los indocumentados extranjeros, es necesario que análogamente se creen otros dirigidos a los indocumentados argentinos, del mismo modo, accesibles, expeditivos y no burocráticos.

En nuestra realidad local, creemos que ésta debe ser una tarea a integrar a las agendas de los gobernantes de la provincia. Se impone la apertura de un registro y relevamiento de los casos de indocumentados argentinos adultos en todo el territorio provincial, tanto en zonas urbanas como rurales. y su posterior tratamiento ante las Autoridades Nacionales, quienes en definitiva, deberán disponer la instalación de los mecanismos e instituciones específicos.

Mientras tanto...

La situación de Chino Chávez y de su familia, fue encontrando respuestas solidarias en personas sensibilizadas, médicos, asistentes sociales, abogados, todos ellos voluntarios anónimos, que invitan a creer en que es posible trabajar juntos por causas justas.

Quienes se sientan convocados por esta iniciativa, pueden colaborar acercando listas de personas en estas condiciones, consignando los datos de las mismas.

0 comentarios: