domingo, 3 de mayo de 2009

Corrientes, 3 de mayo. La cruz del milagro: Justificación mitológica del poder

Se cuenta como si fuera cierto que en los primeros días de la colonia, instalados los primeros españoles en Corrientes construyeron un fuerte y en su entrada colocaron una cruz de madera (a modo de protección). Diariamente debían enfrentarse con los aborígenes del lugar, los guaraníes, que atribuían sus desgracias a la presencia española.
Cierto día un natural de éstas tierras intentó incendiar el madero siendo fulminado instantáneamente por un rayo que cayó del cielo.
Según la leyenda, desde entonces los primeros habitantes aceptaron la supremacía de los europeos, pues su talismán tenía una magia poderosa.
La pintura del altar de la Iglesia de la cruz "de los milagros" muestra a un angel blanco de Dios fulminando con un rayo al indio infiel.
¿Dios es racista e imperialista?, ¿elige a los europeos por sobre los guaraníes americanos?, ¿pudo ser el rayo un arma de fuego?.


Si Dios creó al hombre a su imagen y semejanza, es lógico pensar que también es semejante a los guaraníes, quienes también serían sus criaturas; o tal vez sea como lo expresa Ludwig A. Feuerbach, que el hombre creó a Dios a su imagen y semejanza; en tal caso era el Dios de la cultura blanca española el que mataba a quien en defensa de su territorio y de su identidad se alzaba contra la instalación de la colonia. Si era el europeo creando a Dios en el relato para justificar la masacre es lógico pensar que fue el tiro de un arcabúz lo que fulminó al natural americano y no un pretendido meteoro celestial.
Atribuir los fenómenos de la naturaleza a designios divinos es una actitud muy propia del pensamiento mágico primitivo. Desde allí se instalan las creencias del hombre de las cavernas. La idea subyacente en el relato parte de una matríz naturalista y va hacia la justificación del nuevo orden instituído simbólicamente por la cruz y quienes la poseen. Su objetivo es someter a los primeros pobladores. Discurso justificatorio de la supremacía blanca en pleno siglo XXI, de distribución gratuíta y naturalizada por las principales instituciones locales: religión católica y estado provincial a través del sistema educativo. ¿Nadie se ocupa de desmontar éstos dispositivos del pensamiento?, digo INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación) o INA (Instituto Nacional Aborigen). Sugiero relectura de textos escolares y revisión de la mirada desde una comprensión de la diversidad humana si no queremos reproducir esquemas segregacionistas con sus terribles consecuencias.

Desde la literatura existieron genuinos esfuerzos por clarificar la cuestión.

EL MILAGRO
de Osvaldo Sosa Cordero

Por el río de cobalto
viene bailando la barca:
terciopelos y brocados
sobre ansiedades en marcha.
Alto! y Cruz en tierra firme
junto a un recodo del agua
y un sabor de incertidumbre
agitado en la maraña.
Ah! el jubón de Juan de Torres
Ah! su pecho y ah! su espada-
Arroja sobre la arena
un puñadito de España
y queda San Juan de Vera
de las Corrientes fundada.
Abril salta por los aires
con aroma de guayabas.
seis mil rencores de cobre
maduran en la acechanza:
las flechas color de muerte
los ojos color de rabia,
pero el rayo está en las manos
de aquellos intrusos de ámbar
con payé de dos maderos
custodiándole las casas.
No obstante, leño tras leño,
raza, sangre y alma en ascuas.
Tupá, dios de guaraníes,
ha de arrasar la fe extraña.
Y bajo un cielo de asombro
se yerguen las llamaradas
y truenan los arcabuces
en tanto las flechas danzan
furiosa danza de muerte
para una inútil matanza,
porque es vano, todo vano:
la Cruz permanece intacta.

Abril canta en los guayabos
coplas de paz y de gracia
y en los apolos de cobre
brotan estrellas cristianas.

Tema de otro análisis es la idea manifestada por el poeta en la metáfora que señala que "estrellas cristianas brotaron en el cielo". Allí la mirada que interpreta la naturaleza es descripta por la visión colonialista (ej: constelación de la cruz del sur, las tres marías, etc)

0 comentarios: