martes, 27 de enero de 2009

Dos barcos, un mismo puerto

La ciencia ha intentado asociar verdad y conocimiento, sugiriendo que existe un método para acceder al conocimiento y consecuentemente a "la verdad". Esto ha llevado a enfáticas defensas del orden como condición sine qua non para arribar a una conclusión válida. Lo que no admiten es que el método científico es ya un producto de una sociedad jerárquica, por ende, orden, método y ley estarán en función de la conservación del control. ¿Quién dice qué es?, es Quien.

Bertol Brecht: "En la actualidad hay sobre todo orden, donde no hay nada. Es un fenómeno ausente".

Albert Einstein: "Las condiciones externas que se manifiestan por medio de los hechos experimentales, no le permiten al científico ser demasiado estricto en la construcción de su mundo conceptual mediante la adhesión a un sistema epistemológico. Por eso debe aparecer ante un epistemólogo sistemático como un oportunista sin escrúpulos...


Paul Feyerabend: "El único principio que no inhibe el progreso es todo sirve...un racionalista amaestrado será obediente a la imagen mental de su amo, se conformará a los criterios de argumentación que ha aprendido, se adherirá a los criterios sin importar la confusión en la que se encuentre y será completamente incapáz de darse cuenta de que aquello que él considera como la voz de la razón no es sino un post efecto causal del entrenamiento que ha recibido. Será muy inhábil para descubrir que la llamada de la razón, a lo que sucumbe con tanta facilidad no es otra cosa que una maniobra política".

Durante siglos se ha menospreciado el acervo cultural de nuestros pueblos originarios tratando el conocimiento milenario como "cosas de indios", sin embargo es motivador cruzar los argumentos de los físicos más encumbrados de la actualidad con los relatos mitológicos de los aborígenes americanos para encontrarnos, una vez liberados de la catarata argumentativa, con un mismo núcleo subyacente: el sueño del ser superior, nosotros en ése sueño o siendo parte de él, ¿remisiones simbólicas al estado inconciente durante el embarazo en el que nos embargaba un sueño de 9 meses?. En otros relatos, el sueño es del OTRO ¿alusión a la relación entre sueño y deseo vinculada a la exterioridad del colectivo al que pertenezco?.

Escuchemos el rescate que hace Eduardo Galeano de un relato aborigen sobre el origen:




Veámos también un documental que, desde las ciencias físicas, teoriza sobre la naturaleza del universo:




















Remitiéndome a la explicación que se daban nuestros aborígenes americanos sobre el origen de la humanidad, entiendo que tal vez un relato inverosímil sobre nuestro origen o la naturaleza del universo nos estimule a reorientar nuestra energía a resolver los problemas sistémicos de convivencia cotidiana, entendiendo que cualquiera fuere la explicación, es nuestra permanencia aquí lo que importa, siendo ello lo que debe llevarse con responsabilidad.


Ver: Contra el método. Paul Feyerabend.

0 comentarios: