jueves, 15 de enero de 2009

DINERO Y PODER

El oficialismo negó el quorum durante los dos últimos meses de sesiones ordinarias impidiendo la revisión de las cuentas públicas del año 2006, las cuales por arte de magia de la "nueva" Constitución de Corrientes, quedaron aprobadas automáticamente sin que nadie sepa en que se gastó el dinero. Las cuentas de inversión (ejecución del presupuesto) 2007 y 2008 nunca fueron presentadas.

¿Cuál es el dilema suscitado por el Programa de Asistencia Financiera?. Los tiempos de crisis atravesados por nuestro país nos han dejado en un entramado de garantías donde la Nación se hace cargo de la reprogramación de los pasivos siempre y cuando el poder legislativo provincial acompañe con una norma al efecto, cosa que debe ser producida en el transcurso del 2008.
Durante el breve gobierno de Eduardo Duhalde, en virtud de la escacez de circulante, se condicionó el volumen de recursos coparticipables a la recaudación fiscal (atando el salario a la recaudación impositiva); en la lógica de la restricción, pero los cambios económicos existen y la combinación de tipo de cambio con dólar alto y exportación de comodities sumado a una política de promoción social a través de mayor inversión pública implementada por la gestión Kirchner provocó una disponibilidad de dinero que con la legislación citada implicaba oxígeno económico inesperado para quienes hasta ayer sufrían embargos de coparticipación. El punto es ¿qué hacer a partir de allí?, muchos verán una gran oportunidad para generar políticas activas de promoción humana (léase programas de inclusión social, obra pública, aumento de salarios, subsidios para la industria); otros, sin embargo, entenderán que un pueblo acostumbrado a vivir en la pobreza no notará la diferencia, consecuentemente aplicarán recursos en función de alimentar las usinas clientelistas que les permitan sostenerse en el cargo. Ante tal panorama ¿qué mejor que hacer valer la ley?; es lo que plantean quienes piden el control de la ejecución presupuestaria, cosa que no se hizo en todo el período ordinario de sesiones. Argumentan voces oficialistas que los legisladores ya votaron el presupuesto y afectaron excedentes de coparticipación; ¿habrá que aclararles que lo que se votó fue un presupuesto (léase dibujo) y no ejecución presupuestaria (gasto real)?. El oficialismo negó el quorum durante los dos últimos meses de sesiones ordinarias impidiendo la revisión de las cuentas públicas del año 2008 (idem 2007 y 2006), las cuales por arte de magia de la "nueva" Constitución de Corrientes, quedaron aprobadas automáticamente sin que nadie sepa en que se gastó el dinero. Esa y no otra es la verdadera paradoja: el dinero de la provincia que desaparece sin dejar rastros.
Con la aprobación del PAF dispondrán de 230 millones de pesos que fueron generados en el 2008, ¿pero que deberán ejecutarse en el 2009? (el presupuesto aprobado es del 2008), ¿rondará la sensación de que existe un ahorro fiscal no confeso?. Lo concreto es que cerrar el balance anual con una ley abre la puerta a una mayor proyección de gasto a futuro.
Los condicionamientos de la oposición incluyen una ley de titularización docente, además del incremento salarial. Ahora se delinea un actor social fantasmático: "sindicalistas preocupados" (personajes satélites desde la intervención a la fecha) que apuran la ley que le sirva en bandeja más efectivo a la entraña del radicaliberato gobernante, este último demora la integración de salarios para sumar presión.
Poder es "poder hacer", por ende el dinero tiene un carácter instrumental en el Estado; consecuentemente debería aprobarse una recomposición salarial definitiva por porcentual en la ley de presupuesto o virtualmente afectar excedentes a tal fin, siempre por ley (evitando la discrecionalidad del poder ejecutivo), en paralelo o simultáneamente al Programa de Asistencia Financiera. Esta es la raíz de la demora, el ejecutivo quiere la disponibilidad de pesos sin control.

0 comentarios: