martes, 9 de diciembre de 2008

TODO MUY RACIONAL



Miles de argumentos no pueden convencernos ante lo incontrastable de las acciones que son inconciliables con nuestro íntimo parecer. Nada podrá convencerme de la necesidad de dar un "contundente golpe" a la resistencia de Hamas. Tampoco es aceptable la idea de las "accidentales bajas civiles". Entiendo que el juego jerárquico de construcción de poder por posicionamiento es siempre el mismo, es el método admitido el que puede variar. El juego entre iguales es el cambio, pero implementar sus reglas implica desenredar una trama milenaria de relatos construidos con hebras que se ensanchan y angostan con cada pueblo, cada cultura y su tiempo, y como dice un refrán popular: el hilo siempre se corta por lo más delgado.
Prefiero la empatía irracional a la fría razón justificatoria, por ello les devuelvo con la artillería pesada de la sensibilidad humana, el arte, la poesía, la música, porque no conozco otra forma de manifestar lo inexpresable.

La belleza de Eduardo Auté

0 comentarios: